Información para pacientes

¿Qué son las infecciones quirúrgicas?

Dentro de las IRAS se encuentran las infecciones quirúrgicas, que son aquellas infecciónes relacionadas con una intervención quirúrgica y que aparecen durante los 30 primeros días postoperatorios (si no ha habido inserción de un implante o prótesis), o durante los primeros 3 meses (si ha habido material implantado o prótesis. Son la primera localización de infección nosocomial (una de cada cuatro que se producen)

Para su correcta identificación, se ha establecido una clasificación según su gravedad y nivel de afectación, la cual tiene los siguientes criterios diagnósticos:

  1. Infección superficial: afecta únicamente a la piel o al tejido subcutáneo que rodean a la incisión. Por ejemplo: infección en un punto de sutura de la herida quirúrgica.
  2. Infección profunda: afecta a tejidos profundos de la incisión, como fáscia y músculo. Por ejemplo: Infección extensa de una herida que tiene abiertos sus bordes por la infección y que drena abundante pus.
  3. Infección de órgano o espacio: afecta cualquier parte anatómica (órgano o cavidad) del campo quirúrgico (excluyendo la incisión) que haya sido manipulada o abierta durante la cirugía. Por ejemplo: infección de una sutura interna abdominal con infección del peritoneo y líquido peritoneal.

¿Qué son las infecciones nosocomiales o infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS)?

Es aquella infección que se origina en un paciente ingresado en un hospital (nosocomial) o en otro establecimiento de atención de salud (IRAS o infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria) como consecuencia de la atención sanitaria, y que no estaba presente, ni en período de incubación, en el momento del ingreso.

Son muy frecuentes, debido a que cada vez se atienden pacientes con mayores terapias invasivas (cirugía, sondas, catéteres, intubación, endoscopias, entre otras). Otro factor que eleva su frecuencia es la necesidad de atender, cada vez más, a pacientes más graves y debilitados, que necesitan de largos periodos de ingreso para recuperarse de su enfermedad.

¿Qué complicaciones NO son específicamente infecciones quirúrgicas?

2.1 LOS SEROMAS: Son colecciones, a veces importantes, de líquido claro o hemático en la herida, que se forman en muchas heridas debidas al traumatismo que supone la cirugía. Son benignas, no suponen infección quirúrgica (no hay pus) y se eliminan fácilmente en pocos días con o sin drenajes.

2.2 LA DEHISCENCIA DE SUTURAS: Es la separación inusual de los bordes de la herida quirúrgica, a pesar de que se haya realizado una sutura o al retirar ésta. A veces se producen por traumatismos sobre la herida o por esfuerzos innecesarios tras la intervención, aunque la propia infección quirúrgica, puede ser una de las causas.

2.3 LAS GRANDES CICATRICES O QUELOIDES: Se producen por una cicatrización excesiva o defectuosa, que produce un exceso de tejido fibroso en la cicatriz. Pueden producirse también por infecciones quirúrgicas o dehiscencia de suturas.

2.4 EL SÍNDROME DE HERIDA DOLOROSA: Hasta un 20% de las heridas quirúrgicas producen, aunque curen, diversos cuadros de dolor persistente, disestesias o sensibilidad dolorosa. Es un cuadro normal, que mejora a lo largo del tiempo. Se relaciona con el daño producido a órganos y tejidos y la cicatrización.

¿Cómo se producen las infecciones quirúrgicas?

Las infecciones quirúrgicas son de causa multifactorial, es decir, influyen muchos factores para que se produzcan, tales como:

  1. La llegada de micro-organismos a la herida.
  2. La higiene y antisepsia de la piel y de los tejidos a intervenir.
  3. El buen estado de las defensas inmunológicas que posea el paciente
  4. Otro conjunto de factores.

  • Los microorganismos responsables de las infecciones quirúrgicas suelen ser mayoritariamente bacterias, las cuales pueden proceder: 1. De la mucosa y la piel de los pacientes (microorganismos endógenos) o 2. De otras personas, de un profesional sanitario o del entorno (microorganismos exógenos). Lo usual es que los gérmenes que infectan una herida sean microorganismos residentes en la piel (PE estafilococos) o en las cavidades no estériles del organismo (PE, enterococos o enterobacterias del tubo digestivo).
  • Los mecanismos de transmisión pueden ser diversos, siendo el más frecuente el contacto con la fuente de infección (directa o indirecta), y menos frecuentes la transmisión a través de gotas o el aire. Para que tenga lugar una infección es necesario que los gérmenes alcancen el interior de los tejidos. Cuando esto sucede, el germen deberá ser capaz de adaptarse a su nuevo hábitat y multiplicarse para que se desarrolle una infección. Esta fase dependerá de tres factores: el tipo de germen (virulencia), el lugar o medio de asiento (respuesta local) y de las defensas del paciente (respuesta inmunitaria).
  • Factores de riesgo intrínsecos: son propios de la persona o de su situación y no se pueden modificar, como pueden ser: la edad, las intervenciones urgentes, las patologías asociadas (diabetes, desnutrición, inmunodepresión, tabaquismo, alcoholismo, etc).
  • Factores de riesgo extrínseco: dependen de circunstancias ajenas al paciente (actividad del personal sanitario y tratamiento) y son por tanto, más fáciles de controlar. Los más importantes serían: el tipo de intervención quirúrgica (se infectan más las operaciones de colon que las hernias), la existencia de implantes o prótesis (mayor riesgo si hay cuerpos extraños), la duración de la intervención quirúrgica (a mayor duración mayor riesgo), la habilidad del cirujano (menor riesgo con profesionales experimentados), la asepsia (higiene general) del quirófano, la esterilización de materiales, la correcta higiene de manos del equipo quirúrgico y, en general, el óptimo cumplimiento de los protocolos de higiene quirúrgica.

¿Qué consecuencias producen las infecciones quirúrgicas?

Las infecciones asociadas a la cirugía provocan un aumento de la morbilidad (enfermedad y complicaciones postquirúrgicas), de la mortalidad y de la duración de las estancias hospitalarias, por lo que constituyen, no solo un problema de salud para la persona, sino también una enorme carga económica para todo el sistema sanitario. En promedio, el coste extra de atender a un paciente con infección quirúrgica en hospitales españoles puede estimarse, sólo en costes asistenciales, en más 10.000 euros por paciente infectado.

Las consecuencias de padecer una infección quirúrgica pueden ser muy variables. Muchas veces ocurre solamente una mínima infección superficial de uno o varios puntos de la herida, que se resuelve pronto con curas locales. En otras ocasiones, es de mayor gravedad, produciendo una infección profunda, que cursa con abscesos y requiere de tratamiento antibiótico intenso. Finalmente, hay infecciones quirúrgicas muy graves que dan lugar a septicemia (presencia de microorganismos en la sangre) o infección de órganos internos (peritonitis, endometritis, endocarditis, mediastinitis, etc) que son muy graves y ponen en peligro la vida del paciente.

Algunas infecciones quirúrgicas no producen efectos graves al principio, pero son el origen de otras complicaciones futuras, que afectan gravemente a la salud del paciente. Por ejemplo: la infección de una prótesis de cadera o rodilla, que obliga a cambiar varios meses después la prótesis, o el caso de las eventraciones abdominales por infección de la herida quirúrgica, que obligan a llevar faja de modo permanente y reducen la capacidad respiratoria del paciente y su autonomía.

¿Qué riesgo de infección tengo al operarme?

No existe un riesgo cero de infección cuando nos sometemos a una intervención quirúrgica. Usted firmará seguramente, antes de cada intervención, un documento de consentimiento informado en el que se le informará de que la intervención presenta un determinado riesgo de infección quirúrgica. En promedio, se suelen infectar en países desarrollados en torno al 5% de enfermos operados (uno de cada 20).

Sin embargo, hay grandes diferencias según el tipo de intervención: Desde un riesgo muy bajo (PE, menos de 1/1000 para la intervención de cataratas), hasta un riesgo más elevado para las intervenciones de colon (más del 10%) o incluso muy alto (más del 25%) para la reconstrucción traumatológica de fracturas abiertas producidas en accidentes de tráfico.

¿Cómo se previenen en los mejores hospitales las infecciones quirúrgicas?

SU HOSPITAL APLICA YA TODO UN CONJUNTO DE MEDIDAS BÁSICAS, que contribuyen a disminuir el riesgo de infección quirúrgica:

  1. A vd. le dan instrucciones para realizar una higiene corporal adecuada antes de la intervención y, si procede, una correcta dieta en intervenciones del aparato digestivo. Le ayudan a realizar una correcta eliminación del vello si fuera necesaria.
  2. Le operan a vd. en un quirófano donde se hace una meticulosa limpieza y cuyo aire esta ultrafiltrado y controlado, por lo que la presencia de partículas en el aire es mínima.
  3. Los uniformes del personal, los paños quirúrgicos, el instrumental utilizado, los guantes del personal que le opera son estériles y no están contaminados con ningún micro-organismo.
  4. Poco antes de la intervención, se le administra un antibiótico como profilaxis, que elimine los gérmenes más frecuentes que puedan contaminar este tipo de intervención.
  5. Antes de la incisión se trata debidamente la piel (antisepsia) en toda la zona próxima a la intervención con un antiséptico de acción inmediata y duradera.
  6. Las técnicas de intervención son cuidadosas, rápidas y realizadas por personal experto. Se observa una exigente disciplina de quirófano para evitar entradas y salidas y se guarda un perímetro de seguridad estéril para cualquier material que entre en contacto con la operación.
  7. Tras suturar la herida quirúrgica, le realizan en la planta quirúrgica las curas de forma aséptica y se cumplen estrictas normativas de uso de apósitos y cuidado de los drenajes.
  8. Si vd. es dado precozmente de alta, se establece un periodo de seguimiento (curas y observación clínica) de la herida (30 a 90 días) a través de la consulta ambulatoria del hospital o de la Atención Primaria.

¿Cómo puedo colaborar como paciente para ayudar a prevenir la infección quirúrgica?

Pregunte a su cirujano si su hospital participa activamente en algún programa de tipo Infección Quirúrgica Zero, que incluya el cumplimiento de un “paquete” de las medidas de prevención principales e incluye la verificación de que se cumplen realmente estas recomendaciones. En la web del Proyecto Infección Quirúrgica Zero www.infeccionquirurgicazero.es encontrará una lista de los hospitales participantes en el Proyecto.

Si su intervención ha sido programada (electiva) y va a ingresar desde su domicilio, deberá seguir las instrucciones que le hayan facilitado telefónicamente, o bien desde la consulta del cirujano o enfermera pre-quirúrgica. Éstas hacen referencia a la importancia de la higiene y a la necesidad o no de rasurado con máquina (no cuchilla) de la zona a intervenir. Además, en función de la intervención puede requerirse alguna otra preparación especial. Otros aspectos a tener en cuenta serían:

  1. Control del peso: la obesidad ha demostrado aumentar el riesgo de presentar complicaciones tras la cirugía. Consulte a su médico de familia cómo perder peso o, al menos no aumentarlo mientras espera a ser operado.
  2. Dejar de fumar meses antes de la cirugía ha demostrado disminuir el riesgo de complicaciones relacionadas con la cirugía.
  3. con el fin de disminuir el riesgo de sangrado.
  4. Si ya tiene una infección reciente y/o activa se debería demorar la cirugía hasta la resolución de la infección. Consulte a su cirujano.
  5. Si existen heridas (o úlceras) cercanas a la zona a intervenir: es preferible esperar a la mejoría y cicatrización de las mismas para disminuir el riesgo de infección. Consulte a su cirujano
  6. Diabetes: debe realizar correctamente el tratamiento de su diabetes para prevenir infección y problemas de cicatrización de la herida.

Si su operación se produce de forma urgente, no habrá tiempo para ocuparse de los anteriores factores, el personal del hospital se encargará de realizar la preparación necesaria para que sea intervenido en las mejores condiciones posibles.

¿Qué medidas preventivas incluye exactamente el protocolo de Infección Quirúrgica Zero (IQZ)?

El Proyecto IQZ es un programa de prevención que reproduce con los pacientes quirúrgicos la misma estrategia de prevención que ha dado tan buenos resultados en otros proyectos “zero”, como Bacteriemia Zero y Neumonía Zero, ampliamente conocidos en España. Se basa en los siguientes puntos:

  1. Identifica y prioriza las principales medidas de prevención de las infecciones quirúrgicas (puntos críticos) que son capaces de prevenir infecciones concretas según la evidencia científica más actualizada y los medios disponibles en hospitales españoles.
  2. Agrupa todas estas medidas en un paquete o “bundle” para que el cumplimiento de todas ellas tenga todavía un efecto preventivo superior al de cada una por separado.
  3. Verifica documentalmente (con listas de verificación o check-list) que estas medidas se cumplen realmente en cada paciente y avisa a los servicios cuando éstas no se cumplen.
  4. Desarrolla un sistema de información a nivel nacional, para que cada hospital conozca sus indicadores de infección quirúrgica y la calidad de aplicación de sus medidas preventivas. Se utiliza la experiencia de los mejores para identificar las mejores prácticas y se revisa continuamente la evidencia científica sobre nuevas fórmulas de prevención.

 

Las medidas 5 preventivas que incluye el proyecto IQZ en 2016 son:


1. PROFILAXIS ANTIBIÓTICA ANTES DE LA INTERVENCIÓN.

Nos aseguramos de elegir el antibiótico más efectivo para los gérmenes que, a pesar de todas las precauciones que hayamos tomado, han logrado llegar a la herida quirúrgica. Se ajusta bien las dosis al peso del paciente, función renal, posibles pérdidas de sangre y perfusión de líquidos. Se pone normalmente 15-30 minutos antes de la intervención. Se tiene preparada una segunda dosis si se prolonga la intervención. ES UNA MEDIDA BÁSICA DE IQZ.



2. ANTISEPSIA DE LA PIEL CON CLORHEXIDINA ALCOHÓLICA AL 2%.

Justo antes de la intervención, aplicamos cuidadosamente, sobre una amplia zona de la piel, una mezcla de antiséptico a base de alcohol al 70% y clorhexidina al 2%. El alcohol elimina rápidamente los gérmenes que hay en la piel y la clorhexidina evita que infecten la herida los gérmenes de las capas profundas de la piel. ES UNA MEDIDA BÁSICA DE IQZ.



3. CORRECTA ELIMINACIÓN DEL VELLO.

Si no es necesario hacerlo, no se eliminamos el vello. Si es necesario, se utiliza máquina cortadora de vello en vez de cuchilla rasuradota. La cuchilla produce micro-heridas que se contaminan y luego infectan la herida quirúrgica. Se pueden realizar otras depilaciones a base de cera o de láser. Tras el corte del vello, siempre se realizará un baño o ducha completo con agua y jabón. ES UNA MEDIDA BÁSICA DE IQZ.



4. MANTENIMIENTO DE LA TEMPERATURA DEL PACIENTE.

Es fundamental que mantengamos al paciente caliente para facilitar todas sus funciones vitales, incluída la lucha contra las infecciones. La temperatura corporal no debe bajar nunca de los 35.5 grados. Se abrigará bien al paciente antes de bajar a quirófano y en el tiempo de espera hasta ser operado. Se tomará de modo continuo la temperatura durante la intervención y, si es necesario, se aplicarán colchones de aire caliente o calentadores de fluídos. Cuando salga de quirófano, se le tendrá también bien abrigado en la zona de despertares. ES UNA MEDIDA OPCIONAL DE IQZ.



MANTENIMIENTO DE LA GLUCEMIA DEL PACIENTE.

Es también fundamental que mantengamos la glucemia del paciente en niveles normales para disminuir el riesgo de infecciones. El nivel de glucosa en sangre no debe subir de 180 mg/dl durante la intervención y se controlará igualmente la glucemia antes y después de la intervención. Se vigilará especialmente la glucemia en pacientes diabéticos y se usará la insulina para controlarla. Se evitarán los ayunos prolongados del paciente antes de la intervención. ES UNA MEDIDA OPCIONAL DE IQZ.



¿Qué hacer si detecto los signos de una infección quirúrgica?

Ante cualquier síntoma o signo anómalo en la herida o en su estado general, llame al servicio encargado del seguimiento post-intervención (consulta quirúrgica, Atención Primaria) o acuda al servicio de urgencias del hospital.

Los signos o síntomas de alarma podrían ser: escalofríos, febrícula o fiebre (temperatura axilar > 37.5 º C), enrojecimiento de la herida, manchado importante del apósito o supuración de cualquier tipo de líquido por la herida (seroso o purulento), mal olor de la herida, dolor persistente o de nueva aparición, hinchazón, frialdad, entre otros.

Tras ser evaluado por el servicio médico o de enfermería que le corresponda, acuda puntualmente a las citas que le den para revisión y curas, evite cualquier actividad que pueda empeorar su curación y cumpla con las normas de tratamiento y higiene que le den. En todo momento y hasta la resolución de la infección, le servicio médico o de enfermería le hará un seguimiento completo.


Gran repercusión en los medios de los buenos resultados del hospital de Elche con la aplicación del proyecto IQZ.

El Hospital General Universitario de Elche ha reducido un 63% las infecciones en quirófano merced a la puesta en marcha de medidas de prevención en cinco áreas concretas en el marco de un proyecto preventivo denominado 'Infección quirúrgica Zero'.

Leer más:Gran repercusión en los medios de los buenos resultados del hospital de Elche con la aplicación del proyecto IQZ.

Por fin llegan a España los aplicadores de clorhexidina alcohólica

Se ha hecho esperar mucho, pero ya están aquí los aplicadores comercializados en España. En EEUU y en Europa llevan casi unadécada utilizandose con muy buenos resultados, perodiversas razones de tipo comercial han rwetasado su usoen España.

Leer más

La web del proyecto Infección Quirúrgica Zero casi a punto.

Los trabajos de diseño de la web del Proyecto IQZ se han retrasado más de lo previsto, pero están casi terminados.

Leer más

La jornada intercongresos de la SEMPSPH reunirá a los coordinadores hospitalarios de Infección Quirúrgica Zero.

La próxima Jornada Intercongresos de la SEMPSPH, que se celebrará en Madrid el próximo 10 de Noviembre en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, contará con una Mesa Redonda dedicada al comienzo en 2017 del Proyecto Infección Quirúrgica Zero.

Leer más:La jornada intercongresos de la SEMPSPH reunirá a los coordinadores hospitalarios de Infección Quirúrgica Zero.

El Proyecto Infección Quirúrgica Zero arrancará en 2017

Tras su revisión por todas las sociedades científicas participantes y por el MSSSI y las comunidades autónomas, se acerca ya la fecha de comienzo del Proyecto Infección Quirúrgica Zero (IQZ), prevista para Febrero de 2017.

Leer más:El Proyecto Infección Quirúrgica Zero arrancará en 2017

El inicio de proyecto Infección Quirúrgica Zero se retrasará todavía unas semanas.

A la espera de que las comunidades autónomas concreten la participación de sus hospitales, el Proyecto Infección Quirúrgica Zero se retrasará todavía unas semanas hasta el mes de Marzo.

Leer más:El inicio de proyecto Infección Quirúrgica Zero se retrasará todavía unas semanas.

El 23 de Marzo en Madrid. Taller de coordinadores hospitalarios de IQZ

A la espera de que las CCAA concreten su participación en el Proyecto Infección Quirúrgica Zero e informen al MSSSI de qué hospitales van a participar en 2017 en la primera fase del proyecto.

Leer más:El 23 de Marzo en Madrid. Taller de coordinadores hospitalarios de IQZ

Gran éxito de asistentes al taller de coordinadores de Infección Quirúrgica Zero

El pasado 23-3-17 se celebró, en el salón de Actos del MSSSI, el Taller de Coordinadores de Infección quirúrgica Zero, con una asistencia multitudinaria.

Leer más:Gran éxito de asistentes al taller de coordinadores de Infección Quirúrgica Zero

IQZ Comienza el 12 de Junio. Mensaje para los coordinadores hospitalarios del proyecto Infección Quirúrgica Zero

Estimados coordinadores:

Desde el equipo de la SEMPSPH coordinador del Proyecto IQZ, os queremos dar sinceramente las gracias por vuestro decisivo apoyo al Proyecto, que esperamos sea ya una realidad en 2017 como proyecto nacional patrocinado por el MSSSI.

Leer más:IQZ Comienza el 12 de Junio. Mensaje para los coordinadores hospitalarios del proyecto Infección Quirúrgica Zero


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.